Visitar la Savoie (Francia): ciudades y naturaleza

20160910_155408b

Crecí en Savoie (Francia). Pasé mi adolescencia en una pequeña y tranquila ciudad termal que había dejado de sorprenderme desde mucho tiempo. Mucha gente mayor, un pueblo donde todo el mundo se conoce, actividades bastante limitadas para los jóvenes… Para mi, todo era aburrimiento.

Las aguas tranquilas del lago, las eternas siluetas de las montañas, el olor de la hierba en primavera y la de la humedad de los bosques en otoño… Nada tenía mucho interés: había visto estos paisajes y había andado en estas calles miles de veces. No hubiera recomendado este destino a ningún turista. Luego, me fui, deje la Savoie.

A cada vacaciones, volvía con esta sensación de aburrimiento bloqueada en la garganta. Los años pasaron, descubrí otros países, otras culturas, y empecé a volver a casa menos a menudo…. Es esta distancia que me permitió tomar conciencia de que la Savoie es bonita. Es una zona llena de historia, monumentos, paisajes, gastronomía Y es esta distancia que hoy me permite aconsejarte de visitar el sitio. Y para convencerte algo mas, te llevo conmigo.

Al principio de septiembre, volví a casa para visitar a la familia y a los amigos, aproveché mi tiempo para hacer un poco de turismo también. Lo que vas a descubrir en este post, solo es una parte pequeñísima de todo lo que la Savoie tiene para ofrecer. Lagos, Parque Natural, montañas, grandes restaurantes, artesanía local, cuevas, presas, especialidades culinarias, museos… La lista es larga. Pero para empezar, vamos al Lac du Bourget.

Aix-les-Bains

Ô temps ! suspends ton vol, et vous, heures propices !”  Todos los niños que crecieron en sus orillas conocen ese verso sacado de un poema de Alphonse de Lamartine, Le Lac (El Lago). Lo escribió allí.

El lac du Bourget es una inmensa superficie de agua, conocida por ser el lago natural de origen glacial más grande de Francia. La gente viene para pescar, hacer vela, bañarse o admirar los cisnes. El domingo, se transforma en el lugar favorito de las familias para pasearse. Los padres se comen una gofre mientras los niños suben a los carruseles. Para mi, es sobre todo el lugar de mis primeros conciertos, con el festival Musilac que hace vibrar el suelo cada mes de julio.

lac-du-bourget

lac-du-BOURGET

aix-les-bains

lac-du-bourget

El lac du Bourget también se llama Lac d’Aix. Aix-les-Bains es un pueblo termal donde los Romanos dejaron sus huellas. A esta epoca, se llamaba Aquae. El arco de Campanus testifica de esta época. La ciudad famosa por sus fuentes termales ha visto pasar numerosas personalidades, como la familia Bonaparte. Hoy en dia, el termalismo ha perdido de sus aficionados pero Aix-les-Bains apuesta sobre el turismo.

Aquí, tienes un itinerario para visitar la ciudad: empieza por la rue de Genève, calle principal, donde se encuentran numerosas tiendas. Puedes seguir tu camino por la rue du Casino y entrar en el dicho casino para descubrir sus preciosos techos. Anda hasta el Parc de Verdure, un parque donde descansar un poco al sol. La plaza de la Mairie con su fuente y la Plaza Carnot completan tu visita.

aix-les-bains

aix-les-bains

aix-les-bains

aix-les-bains

Donde comer y beber:

  • La Sibérienne: el sitio perfecto para comer un delicioso helado: jengibre, génépi, arándanos, pomelo, cacahuete, chartreuse, pistacchio… Descubrirás muchísimos sabores.
  • La Taverne du Barbu: para tomar una cerveza frente al Casino.
  • Les Grillons: para probar deliciosas ranas. Hace falta tener un coche para ir a este restaurante ya que se encuentra en un pueblo fuera de Aix-les-Bains.
  • Au Ramoneur Savoyard: la tienda perfecta para comprar embutidos locales.
  • Le Calypso: aunque se pueda ir en autobus, es más cómodo coger el coche dado que el restaurante está en en pueblo cercano a la ciudad. Para cenar en la terraza con vista al lago, no hay que olvidarse de reservar.

Le Revard

Cerca de Aix-les-Bains, tenemos el monte Le Revard. Con sus 1500 metros de altura, es el lugar más cercano para eskiar o andar en raquetas. Para alguien como yo que nunca ha eskiado, Le Revard me recuerda sobre todo mi primer y único salto en parapente. Desde lo alto de esta montaña, el paisaje es bastante impresionante: cuatro valles nos rodean. También se ve el lago du Bourget y el Mont-Blanc. Se supone que se puede ver este ultimo cuando el tiempo y los árboles lo permiten…

le revard

le revard

le revard

le revard

Chambéry

Desde Aix-les-Bains, se tarda poco tiempo en tren o en coche para llegar a Chambéry, capital histórica de la Savoie. A pesar de su proximidad, solo la visité una vez durante la adolescencia. Años después. me mudé allí para vivir unos meses. Para pagar mis estudios, trabajaba en la guardarropa de una discoteca. Me acuerdo que me encantaba pasar por las viejas callecitas vacías el domingo sobre las 7 de la mañana. Un dedal de calles que llevan a preciosos patios donde se esconden encantadores hoteles particulares. Perderse en la calles del Casco Viejo permite sentir el ambiente italiano que flota en la antigua capital de los Ducs de Savoie, con sus bonitas y coloradas fachadas, sus arcadas y sus numerosos trompe-l’oeil.

El castillo de los Ducs de Savoie es el principal lugar de interés turístico de la ciudad. Es posible visitar la torre de la tesorería. A ciertos horarios, una visita guiada está propuesta. En la cinta del castillo, se encuentra la Sainte-Chapelle donde el sudario de Turin se guardó durante el siglo 16. Saliendo del castillo, puedes tomar la calle Boigne hasta enfrentarte a unos curiosos elefantes. Este monumento recuerda las proezas de Marathes en la India, del conde de Boigne, famoso personaje de la zona. En el centro, además, puedes apreciar la fachada del teatro Charles Dullin, la catedral Saint-François-de-Sales y algunas cositas más.

chambéry

chambéry

chambéry

chambéry

chambéry

20160909_141327b

20160909_141558b

chambéry

chambéry

chambéry

chambéry

chambéry

Donde comer y beber:

  • Le Savoyard: el restaurante perfecto para probar las diferentes especialidades de la gastronomía de la Savoie.
  • Les 3 Petits Cochons: las pizzas son ricas y los camareros agradables.
  • Le Cardinal: un bar que cada estudiante conoce. Cuando hace buen tiempo, mola tomar algo en la terraza y disfrutar de la vista sobre la catedral de la ciudad.

Ya se acaban estos dos días en Savoie. Solo te enseñé una parte muy pequeña de esta zona. Es un rincón de Francia que tiene mucho más que ofrecer 😉

Deja un comentario