Get Inspired

My Books

Travel Guides

About Me

Top
  >    >  julio

Navarra, es una comunidad autónoma situada en el norte de España, en un rincón poco conocido de los turistas extranjeros. Sin embargo, es una zona llena de historia donde la naturaleza también escondió unas maravillas. Desde 3 años que vivo en el País Vasco español, he tenido la oportunidad de visitar un poquito Navarra pero es durante un largo finde que pude volver ahí hace poco y que pude descubrir más de la zona. Pues, pongo mi capa de guía turística y te llevo de visita ahora mismo. Aquí, tienes mis 7 buenas razones (en el desorden) para visitar Navarra.

Cuando vamos de vacaciones, al lado de casa como en un destino más exótico, casi siempre llevamos con nosotros dinero en efectivo. A menudo, es mucho dinero. Meses de ahorro para poder disfrutar por fin de un descanso merecido o de una ruptura con la rutina. Este dinero es importante y se trata de que no le pase nada. Hoy, te doy unos consejos para que tu dinero este a salvo mientras viajas a donde sea. Donde guardar dinero en viaje?

Hoy te hago descubrir la zona en la cual vivo. Bueno, solo una pequeña parte. Vivo en Bilbao, en el País Vasco español. Desde varios años ahora, se convirtió en un lugar que recibe bastantes turistas, sobre todo desde que se construyo el museo Guggenheim que permitió a la ciudad renacer de sus cenizas industriales. La mayoría de los visitantes dedican uno o dos días a la ciudad y se marchan hasta San Sebastián o Madrid o Santander o se vuelven a su casa directamente perdiéndose algunos sitios fuera de Bilbao pocos conocidos pero interesantes. Bilbao tiene 2 líneas de metro (otras están en preparación) que conectan varias ciudades que se ubican en la margen izquierda y en la margen derecha del rio que lleva al mar, y conectan sobre todo varias playas –es guay poder ir a la playa en metro cuando lo piensas :D Entonces ¿qué lugares ver gracias al metro?

Viajo desde que tengo 15 años, tengo 29 ahora. Viajar era un sueno de niña, siempre he tenido ganas de descubrir nuevos paisajes, nuevas culturas, nuevas comidas… Para ser honesta, no he viajado mucho. En todo caso, mucho menos de lo que me hubiera gustado. Sobre todo, me he quedado en Europa. Hay tantas cosas que ver aquí. Soy francesa pero naci en Sri Lanka. En Pisa, Ámsterdam, Estrasburgo, Barcelona… mis rasgos nunca me molestaron. Sufrí el racismo semanal durante mis 24 años pasados en Francia, pero en viaje nunca. Entonces, nunca me había planteado si el hecho de ser Cenégalo/a, Boliviano/a, Camboyano/a o Eslovaco/a tenia una importancia cuando viajas. Hasta mi viaje a Jordania.