bonsvoyagesetc@hotmail.com

Visitar Monte Albán en Oaxaca, México

Visitar Monte Albán en Oaxaca, México

Mi tiempo en Oaxaca se está acabando. Después de un delicioso desayuno, vuelvo a mi habitación para hacer mi maleta y ordenar el cuarto. Dejo mi mochila en recepción y me marcho hasta Calle Mina 51, donde se venden los billetes para visitar Monte Albán.

Mientras lees esta entrada, puedes escuchar esta canción:

Monte Albán, lugar histórico

Se trata de un sitio prehispánico que domina el valle de Oaxaca a unos 2000 metros de altura. No sé sabe con certidumbre que pueblo vivió allí primero. Luego, los Zapotecos se instalaron en Monte Albán pero cuando, como las demás ciudades mexicanas, se extinguió, son los indígenas Mixtecos que hicieron del lugar su cementerio real. Cerca de 500 años antes de Jesucristo, se empezaron las primeras construcciones. La ciudad fue poblada por casi 50000 habitantes entre 250 y 800 años después de Jesucristo. Se encuentran numerosos templos alineados y orientados en función del sol y de los puntos cardinales.

Llegada al sitio

Cuando llego al pequeño local, un bus ya se está yendo. Tengo que esperar el siguiente. Las parejas y grupos de viajeros entran poco a poco. Hablan en sus respectivas idiomas. Parece que los turistas del mundo entero pasan por Oaxaca a diario. Nuestro autobús nos recoge y empezamos el viaje hasta Monte Albán.

El vehiculo se aparca y bajamos uno tras otro. Hay que subir una pequeña cuesta para llegar a la entrada. El sol ya es alto y el calor no ayuda a avanzar. La cola para comprar el billete es increíblemente larga. Varios minutos son necesarios para tener el precioso trocito de papel que permite entrar.

El sitio es suficientemente grande para no cruzarse demasiado con los demás visitantes. Monte Albán se visita en 2-3 horas. Te aconsejo encontrarte un sitio alejado del resto de los turistas para aprovechar el silencio, la grandeza del lugar y la vista sobre el enorme valle de Oaxaca.

Monte-Albán

Monte-Albán

Monte-Albán

Monte-Albán

Monte-Albán

Monte-Albán

Monte-Albán

Monte-Albán

Monte-Albán

Monte-Albán

Monte-Albán

visitar-Monte-Albán

visitar-Monte-Albán

visitar-Monte-Albán

visitar-Monte-Albán

visitar-Monte-Albán

visitar-Monte-Albán

Monte-Albán

ver-Monte-Albán

ver-Monte-Albán

Monte-Albán

ver-Monte-Albán

Monte-Albán

ver-Monte-Albán

Monte-Albán

visitar-Monte-Albán

Monte-Albán

ver-Monte-Albán

Monte-Albán

Monte-Albán

Vuelta a la ciudad

Sigue haciendo mucho calor y mi visita se está acabando. Subo al autobús de vuelta. Ando en las calles llenas de gente del centro de Oaxaca y entro en el bullicioso mercado del 20 de noviembre. Los varios puestos están llenos. Parece que todos los visitantes de la ciudad han decidido venir a almorzar aquí hoy. Un hombre atrae mi atención y me siento en su restaurante vacío. Pido un mole poblano y una deliciosa agua de naranja. Es una pareja que lleva el negocio. El marido charla un poco conmigo antes de que más clientes lleguen para comer.

mercado-20-noviembre

Necesito un postre y por supuesto, me voy a mi sitio favorito en Oaxaca: la Plaza de la Danza. Me siento en una de las numerosas terrazas que se pueden encontrar allí. Me pido una nieve de Beso de Ángel. Deliciosa. Muy cerca, está un puesto de galletas y bollos, decido tomar unos para probar los dulces mexicanos. Me siento en las escaleras a comerlos frente a una actuación con motivo de las celebraciones del Día de los Muertos.

terrazas-Oaxaca

gastronomía-mexicana

gastronomía-mexicana

Salida para Puerto Escondido

Se me está acabando el día. Voy al hostal a recuperar mi mochila. Hablo durante un buen rato con el dueño que me cuenta su trayectoria profesional y como llegó a abrir este sitio. Tambíen me comenta sus proyectos de futuro. Me despido de Mónica, la recepcionista.

Fernando llega en coche, me lleva a cenar en un sitio muy apartado del centro de la ciudad. El local es diminuto y todos los miembros de la familia están detrás del mostrador. Comemos unos deliciosos y baratisimos molletes rellenos. Queda un poco de tiempo, Fernando me lleva al Zócalo por un último chocolate caliente y nos despedimos en la estación de autobuses. Dejo Oaxaca con tristeza y me subo al autobús que recorrerá toda la noche la carretera hasta Puerto Escondido.

Gastos:

  • Bus hasta Monte Albán (I/V): 55$ (2,62€)
  • Entrada Monte Albán: 70$ (3,33€)
  • Comida El Socorro: 70$ (3,33€)
  • Helado: 35$ (1,67€)
  • Cena Antojito Brenda: 79$ (3,76€)
  • Otros: 30$ (1,43€)
  • TOTAL: 339$ (16,14€)

Esta entrada tiene 2 comentarios

  1. Hola que tal, quisiera saber si podemos usar algunas fotos tuyas de Oaxaca, mi nombre es Efaín Hernández, formo parte de FUNDARQMX (Fundación Universal para la Difusión Arquitectónica en México), su uso sería para generar contenido de redes en su página de facebook, sin ningún fin de lucro, nuestra intención es resaltar a la ciudad de Oaxaca como una ciudad emergente y de gran importancia. Se están extrayendo información principalmente del libro Metrópoli de los Valles Centrales, Morfogénesis de la Ciudad de Oaxaca.

    1. ¡Hola Efrain! Muchas gracias por preguntar. Si, por supuesto, pero ¿podrías mencionar mi blog en las fotos? En una esquina que aparezca http://www.bonsvoyageset.com. No tiene que ser grande, solo que sea visible.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Menú de cierre